Filowiki

Portada del sitio > HISTÓRICO > FILOFORO 2011 > Segundo Tratado sobre el Gobierno Civil, John Locke

Segundo Tratado sobre el Gobierno Civil, John Locke

Martes 10 de mayo de 2011, por Paloma G

John Locke, empirista británico del siglo XVII, escribió su obra Second Treatise of Civil Government en 1690 para dotar a la Revolución Gloriosa de 1688 de una justificación ideológica, legitimando la rebelión de la burguesía(concretamente de los whigs) frente al poder absoluto de Jacobo II. Sin duda, si la obra de Locke es clave en la Historia de la Filosofía es por sentar las bases del pensamiento liberal y, por tanto, del Estado moderno (aunque la separación de poderes actual se la debemos a Montesquieu).
Otro punto muy destacable de este filósofo es su anticipación a la Ilustración y al resto de revoluciones liberales en Europa, puesto que cabe recordar que la publicación de este libro se produjo casi un siglo antes de que tuviese lugar la Revolución Francesa (1789).

Entrando ya en los planteamientos de Locke, se puede decir de su teoría política que es completa, pues abarca desde el primitivo estado de naturaleza y la formación de las sociedades hasta los supuestos en los que sería posible su disolución, pasando por la explicación de su desarrollo, en el cual es la mayoría quien gobierna, tras haber sido cedidos los poderes de todos los miembros que la forman: legislativo, ejecutivo y federativo. A partir de esto se deduce una de las posibles críticas que se le pueden hacer, y es que el judicial aparece a menudo confundido con los dos primeros sin plantearse una autonomía plena.
Otro aspecto con el que no estoy de acuerdo es la desmesura del autor al plantear los castigos a quienes atentan contra sus derechos en el estado de naturaleza, afirmando que es posible matar a quien tenga la intención (sin necesidad de haberlo perpetrado) de robarnos.
Quizá, algo que también puede desanimar a la lectura es la densidad de algunas partes de la obra, aunque esta viene dividida en capítulos y parágrafos, y facilita la comprensión a través de numerosos ejemplos y una constante repetición de ideas.

Por último, he tomado una cita que podría ser una respuesta, formulada hace más de 300 años a la pregunta actual de por qué en la coyuntura actual no se están dando movilizaciones ciudadanas, subrayando la vigencia del texto de Locke, que bien podría servir para justificar los hechos que se vienen produciendo desde principios de año en los países de Oriente Medio:
"El pueblo no está tan predispuesto a salir de sus viejas formas de gobierno como algunos quieren sugerir."